lunes, noviembre 08, 2010

PAPA ESTÁ DE VIAJE/1

Vaya por delante que no iba a escribir nada sobre la visita del papa –estaba tentado de escribirlo en mayúscula pero si no escribo ningún trabajo en mayúscula, ¿por qué este?- acaecida este fin de semana: me interesa poco. Sin embargo, dos cosas me llevan a hacerlo. Primero, las escandalosas declaraciones que el propio individuo realizó en sus homilías sobre la mujer y la idea de orden natural frente a autonomía del sujeto –reconozcan que soy un tío sofisticado y que lo segundo no se lo esperaban, aunque fuera de tonterías es la clave de todo-; la segunda, la idea que se está generando desde los círculos de la derecha sobre que hay algo así como un ambiente adverso al papa. Bueno, esta idea es cierta pues yo mismo formo parte de él. Incluso es más, no solo soy adverso al papa como tal institución sino también hacia el mismo cristianismo en general y al catolicismo en particular. Pero lo gracioso es que los mismos que pueden generar un ambiente adverso hacia cualquier cosa incluyendo el pensamiento libre, y están en su pleno derecho, muestren sin embargo su indignación moral –nota: qué peligrosa es la indignación moral y qué sensible es la gente- porque ahora se metan con su colega de derechas. Recuerda un poco, esto es para meter cizaña, en como la presunta izquierda se indigna con las declaraciones del estúpido alcalde de Valladolid sobre Leire Pajín –por cierto, ¿ese tipo sigue en su puesto? Pues sí- y sin embargo pasa por alto el ataque a la intimidad de Rajoy y el comentario homófobo de Blanco –nota: la derecha, ya saben que la derecha nunca es presunta, lo hace viceversa-.

Por todo ello, conviene antes de escribir una respuesta a la premoderna homilía papal en Barcelona, que señalemos, a modo de notas, una serie de principios para cuando tratemos las reaccionarias ideas declaradas en ese discurso no tener que explicitarlas. Es decir, buscaremos ir al fondo de la cuestión de los contenidos ideológicos de lo dicho y dejaremos estos accesorios. Aunque queremos advertir que no nos expresamos así por considerarlos menos importantes.

1.- Las ideas no están exentas de crítica nunca ni se las debe respetar, aunque las defienda el presunto hijo de Dios. Las personas son siempre merecedoras de respeto, por supuesto, pero las ideas no. De hecho, es más, a las ideas se las respeta al atacarlas: es una forma de considerarles importantes. La tolerancia democrática no es que las ideas estén fuera de la crítica, incluso agria a veces, sino que a pesar de ello las personas pueden defenderlas públicamente. Es decir, la tolerancia democrática va unida a la crítica: tú las defiendes y yo las ataco. Y esta crítica será respetuosa con las personas, no se trata de ridiculizar a nadie, pero no con las ideas: si las teorías defendidas son ridículas nuestro deber es demostrarlo.

2.- El cristianismo no tiene patente de corso. Se está generando un hecho curioso. Mientras que para una buena parte de la autodenominada izquierda el islam tiene siempre que ser salvado y matizado y el cristianismo estigmatizado sin especificaciones, sin embargo para la derecha el cristianismo es siempre salvado y el Islam estigmatizado. Bueno, pues ambos son barbáricos en la actualidad. Sin duda, los dos cumplieron un papel progresista en sus orígenes, y en esto el cristianismo por avatares históricos –en concreto por su enfrentamiento con una organización como el Imperio Romano y una ideología como la filosofía clásica- más, pero en la actualidad son deshechos históricos. Y lo son ambos. Y por eso no tenemos respeto ni hacia la religión musulmana ni hacia el cristianismo. Y otra cosa, ver punto 1, es que sí tengamos respeto y no estemos dispuesto a ridiculizar a sus fieles. Nuestras ideas, dejémonos de tapujos, pueden ser superiores moral e intelectualmente pero nosotros, como personas, no lo somos.

3.- Como aquí hemos criticado el Islam pues criticamos el cristianismo. Es decir, es que lo acabo de oír en una cadena de televisión, que nadie venga a contarme que me atreva a decir esto de los musulmanes: ya lo he hecho.

y 4.- Pero hay un sin embargo. La respuesta crítica al papa nunca debe ser la que se está produciendo de forma generalizada porque ella implica, paradójicamente, la fe. Efectivamente, una parte importante de la sociedad española está respondiendo al papa desde una posición de autosuficiencia moral que, curiosamente, es la del mismo papa. Me explico: si ustedes leen la homilía papal verán que no hay argumento alguno sino solo principio de autoridad y citas evangélicas. Alguien podría decir que la iglesia católica no se va a poner a argumentar en una homilía. Pero curiosamente el no haberlo hecho nunca demuestra su desprecio hacia el ser humano al que se le pedía creer pero no razonar. Efectivamente la iglesia tuvo durante dos mil años –es una inexactitud histórica pero sirve para explicarnos- a la gente cada domingo encerrada durante una hora teniendo así la oportunidad de hacerles pensar: nunca pretendió hacerles razonar.
Solo les pidió una cosa: creer.
Y luego otra seguida: y ahora, obedeced.
Del mismo modo, cuando la izquierda responde a ello con la cómoda autosuficiencia moral del que está por encima repite el argumento. Se pide creer y obedecer: somos guays. Y por ello, tiene que haber una segunda parte para este artículo.

4 comentarios:

florecejonia dijo...

Hola Enrique:
me llamo Ada Galán y también soy profesora de filosofía. Te escribo para agradecerte a ti y a Capilla Ramírez Estébanez que compartáis los materiales de la web La lechuza de Minerva. El año pasado usé los contextos de HF y éste voy a recomendar a mis alumnos el tema del sentido de la vida. No encuentro vuestro correo, de ahí que deje este comentario.
Mis felicitaciones por el estupendo trabajo que realizais.
Un saludo,

Ada

lasideasdelosnaufragos dijo...

Lo he colgado en mi blog de clase como Scribd:

http://lasideasdelosnaufragos.wordpress.com/2010/11/10/resumen-tema-sobre-el-sentido-de-la-vida/

Confío en que no haya ningún problema. En caso contrario, dímelo, por favor, y lo borro.

Gracias y un saludo,

Ada

Enrique P. Mesa García dijo...

Antes de nada, darle las gracias por usar nuestra página. Por supuesto, puede usted usar dicha página siempre que lo considere oportuno y puede usted utilizar también parte de los temas para componer otros (el PDF está hecho de modo tal que se puede copiar marcando bloque). Felicitarla también por su excelente página web y señalarle, por último, que el correo aparece en una imagen en el ángulo inferior izquierdo (puede ser ue con su navegador no se vea bien porque ya hemos tenido ese problema). De todas formas, si desea ponerse en contacto con nosotros use la dirección: filosofia@lalechuzademinerva.es.
Por último, pedir perdón a los lectores de este blog, escasos pero apreciados, por utilizar la parte de comentarios para contestar pero se trataba de una necesidad.

ElSrM dijo...

Esperaremos esa segunda parte ;-)

Un saludo,
Miguel Ángel (ElSrM.)